No discutir y no quejarse, el propósito de Lydia Lozano en su sección