El regreso de Mila a casa es una historia digna de un monólogo