Los colaboradores de Sálvame ejercen de maniquíes en la tienda de Roberto Verino