Y jugando a la botella, por fin llegó el beso de Kiko y Lydia