De la seriedad absoluta a la felicidad, los dos desfiles de Mila Ximénez