Jorge Javier Vázquez:“No sé por qué, pero ayer dormí como Dios”