Los dos discursos de Adara en relación a Hugo: del hombre de su vida a la ausencia de pasión