Alonso Caparrós ha tomado una decisión para acabar con su polémica familiar: llamar a su padre