Arévalo y Bertín han acercado posturas tras su mosqueo