La jugada de Belén Esteban con la casa de Toño Sanchís no habría sido la acertada, según un experto en subastas