Cayetano Martínez de Irujo, en sus memorias: “Mi madre hacía oídos sordos a los rumores sobre la homosexualidad de Jesús Aguirre”