El mosqueo de Chelo que despierta la ternura de todo el plató