Edmundo Arrocet conoce al dueño de la tienda del espía y su amiga nos cuenta: "Hemos ido muchas veces"