La pena a la que podría enfrentarse Kiko Jimenéz si se le condena por un delito de desacato a la autoridad: de tres a seis meses de prisión