Ponemos a prueba a Gianmarco: Medimos sus pulsaciones para saber si su corazón se altera ante la imagen de Adara