Gustavo González: “Mi vida se ha convertido en un vaivén”