El monumental enfado de Jesús Manuel en defensa de María José Campanario