Kiko Matamoros responde, desde una caravana, a las imágenes de su pillada en la playa