El ‘club del espectador’ da paso al ‘Chirinkiko’