El ataque de risa más tonto de Lydia Lozano por la misteriosa ausencia de un compañero