¡A Lydia Lozano le han tendido una trampa!: los mensajes de WhatsApp no eran suyos