Mayte Galdeano y Anabel Pantoja, en pie de guerra