Los stories de Maite Galdeano nos dejan sin palabras: el playback más surrealista