El lujo más excéntrico de los años dorados de Marbella: una tarta gigante con piedras preciosas en su interior