Mila Ximénez, incinerada en la más estricta intimidad en el cementerio de la Almudena