Miriam Sánchez, al límite: "Llego a un nivel de ansiedad que me bebo el agua de los floreros"