Una broma que se va de las manos: Paz Padilla acaba en el suelo