El día que a Paz Padilla se le fue la inocentada de las manos y aterró a todos los colaboradores