Paz Padilla casi derriba la puerta del camerino de Rubén para conseguir su objetivo: pedirle su número de teléfono