José Perea transforma a nuestra Pepicienta en hora y media y deja a todos boquiabiertos: “¡Ostras! ¡Espectacular!”