Raquel Bollo y su pareja podrían estar obligados a abandonar el cortijo en el que viven