Amparo, una abuela que es mejor no cruzarse: “Yo ya no estoy para estos trotes”