Begoña y Mayte, a punto de morir calcinadas