Con el dinero de Carmona no se juega: la jefa de los sicarios da mucho miedo