Gregorio se convierte en la última víctima del clan de Carmona