Carmen Borrego, enferma de coronavirus, desobedece las normas y sale de casa para ir a una clínica estética