Cayetano Rivera podría haber sido víctima de una encerrona