Localizamos al padre adoptivo de Fani en una peligrosa barriada: “Aquí no entra ni la policía”