Verónica Forqué comenzó a regalar sus pertenencias entre sus vecinos semanas antes de su muerte