El Maestro Joao se derrite con su rubio: así consigue el novio del vidente que no discutan