Error garrafal de la defensa de Rusia para que Poulsen anote el segundo gol de Dinamarca a placer