Luke Shaw anota un golazo nada más empezar la final: 2 minutos fueron suficiente para que Inglaterra abriera la lata