Rubén Dias se mete en propia puerta tras desviar el centro de Gosens: Alemania empataba el partido (1-1)