Vaclík realiza una parada milagrosa para evitar el gol de Robertson en una Escocia con fútbol muy directo y vertical