Gerard Moreno lanza el penalti al palo y Morata no puede marcar en el rechace