Unai Simón se alía con el palo y sus buenos reflejos para evitar el gol de Lewandowski