Aurah Ruiz fue el mayor apoyo de Kiko Rivera en una de sus etapas más complicadas