Seis motivos para pensar que 'Crónicas Marcianas' se hacía de verdad en otro planeta