Kiko Hernández se la jugó hace 10 años por unas rosquillas: "He podido perder un ojo"