El día que María Jesús Ruiz confesó que era capaz de llorar “de mentira” y cuando quería